Desde hace más de un siglo y gracias al refinamiento inglés, esmerada atención en la mecánica y el lujo, Rolls Royce ha representado la cumbre de los automóviles, no existe un solo Rolls Royce que no haya sido todo un ícono en su época, ahora la marca británica vuelve y lanza en Frankfurt un modelo para dejar a todos con la boca abierta.

 

El nuevo Rolls Royce Dawn es un cabriolet de cuatro plazas que atrae muchas miradas, con un diseño sobrio e imponente, acabados de altísima calidad, detalles hechos a mano y una motorización que no tiene nada que envidiarle a mucho deportivos, es un auto que desborda clase, estilo y lujo sin mostrar demasiado, muy al estilo inglés es un auto para gente "old money", donde cuenta más el pedigree que la abultada chequera.

 

"Nuestro nuevo Rolls Royce promete un encuentro impactante y seductivo como en ningún otro Rolls Royce hasta la fecha, una nuev era nace con este open top, súper lujoso. El Dawn es un bello automóvil cabriolet que ofece una experiencia única de conducción. Será todo un ícono social para aquellos que desean tomar un baño de sol en un mundo de lugares exclusivos" comentó Torsten Mueller-Oetvoes, CEO de Rolls-Royce Motor Cars.

Como la marca lo ha llamado, este nuevo Rolls Royce Dawn es el ballet del silencio, su techo se repliega en tan solo 20 segundos sin hacer el más mínimo ruido, y puede replegarse a velocidades de hasta 50 km/h. Pero allí no se detiene el ballet, para los ingenieros de Rolls Royce el reto fue lograr el auto convertible más silencioso jamás construido, la ingeniería en la capota y en general el manejo del viento a través de la cabina del auto, lo convierte en el auto convertible con menor incidencia de ruido que existe.

 

Para Rolls Royce construir un convertible de cuatro plazas no era suficiente, pues la mayoría de autos de esta característica en el mercado apenas si trabajan en el diseño de las plazas traseras, en el caso del Dawn las plazas traseras tienen un protagonismo de primera línea, los asientos cuentan con un espacio similar a los delanteros y el acabado central de la consola en madera natural ensamblada a mano, con el interior en cuero color mandarina, le otorgan mucha clase a los ocupantes.

 

Contrario a lo que se piensa, en este auto las líneas de diseño no provienen de otros modelos, en este Rolls Royce cada curva, cada línea de los paneles ha sido nuevamente diseñada, para darle un nuevo aspecto y unas líneas fluidas que expresan la nueva tendencia de Rolls Royce, siempre conservando su elegante apariencia. Para los diseñadores la consigna era crear un auto que se viera tan bien, tan armoniosamente proporcionado con la capota puesta como guardada, es así como una vez plegada, resalta el acabado en madera natural que puede ser ordenado por el cliente en múltiples cortes de maderas finas seleccionadas que ofrece la marca.

 

Volver